Prueba de esfuerzo

Posted by on sep 2, 2013 in Blog, Rendimiento | 0 comments

Prueba de esfuerzo

¿Qué es una prueba de esfuerzo?

 

DEFINICIÓN: Es un procedimiento ampliamente utilizado en medicina deportiva que consiste en la valoración de la respuesta del organismo al ejercicio.

DIRIGIDO A: Todas aquellas personas que realicen o quieran realizar una actividad física.​

OBJETIVOS: Los objetivos esenciales de una prueba de esfuerzo son el diagnóstico de salud (ausencia de enfermedades principalmente cardiacas) y la valoración de la capacidad funcional del deportista (la capacidad para hacer ejercicio). Tras la realización de este procedimiento se obtienen datos a través de los cuales se puede elaborar un asesoramiento médico-deportivo para la mejora del entrenamiento, determinando las intensidades de ejercicio recomendables para conseguir una mejora en el rendimiento.

TIPOS: Las pruebas de esfuerzo pueden realizarse en diversos equipamientos. Los más utilizados son el tapiz rodante (cinta) y la bicicleta ergométrica (cicloergómetro).

PROTOCOLOS: Pueden emplearse diferentes protocolos. Entre los que existen, los más recomendables son aquellos que suponen incrementos progresivos de la carga de trabajo (prueba incremental), con análisis directo del consumo de oxígeno y alcanzando niveles máximos de esfuerzo. Pero pueden realizarse otros protocolos de prueba.

QUÉ SE ANALIZA: De acuerdo con las recomendaciones de la Sociedad Española de Cardiología es imprescindible realizar un electrocardiograma antes de la prueba, y monitorizar de forma continua el electrocardiograma en el ejercicio y  durante la recuperación.
Si se realiza con análisis de gases, determina la cantidad de oxígeno consumido y el dióxido de carbono eliminado (VO2Max), mediante el cual se consigue la detección precisa de los umbrales aeróbico y anaeróbico.

RESULTADOS: El consumo de oxígeno es la determinación más adecuada para medir la capacidad para realizar ejercicio aeróbico: un consumo de oxígeno mayor es propio de deportistas bien entrenados. La evolución del consumo de oxígeno es paralela a la mejora del rendimiento deportivo, y permite medir objetivamente el aumento en la capacidad física.

UMBRALES: ​Los umbrales aeróbico y anaeróbico permiten establecer la intensidad ideal de los entrenamientos aeróbicos (rodajes) y anaeróbicos (series), con lo que se persigue optimizar el rendimiento, y recomendar ritmos de competición y entrenamiento.

FRECUENCIA: ​La Sociedad Española de Cardiología recomienda realizar una prueba de esfuerzo al año para personas que realizan deporte ocasionalmente. En el caso de deportistas que sigan un entrenamiento anual, lo conveniente sería realizar una prueba completa a principio de temporada, y al final de cada periodo de entrenamiento durante la temporada (cada tres meses aprox). La finalidad es delimitar los umbrales, e ir adaptando o corrigiendo los entrenamientos en función de los resultados.

 

Requisitos previos e información médica:

59c7e0_8c59065ae4c702b2c1e357c75afcab82.png_srz_306_196_75_22_0.50_1.20_0.00_png_srz

PREVIAMENTE:
En las 24 horas previas al Reconocimiento no debe realizar entrenamientos intensos. En las dos horas previas al Reconocimiento puede beber lo que desee, pero no debe tomar alimentos sólidos. Si toma alguna medicación debe ponerse en contacto con nuestro Centro.
Debe traer ropa deportiva: camiseta (maillot), pantalón corto (culotte) o top para las chicas y calzado deportivo. La bicicleta ergométrica está equipada con rastrales (calapiés) y pedales automáticos (SPD); si lo desea, puede traer su calzado con calas o sus pedales automáticos para adaptarlos durante su prueba de esfuerzo. La instalación dispone de vestuarios con taquillas y duchas.​

 

59c7e0_9b17de375cd4fd3938b0bd7e4b96a1a0.png_srz_306_196_75_22_0.50_1.20_0.00_png_srz

NOTA:

En un entorno preparado para realizar pruebas de esfuerzo es necesario contar con el equipo necesario para responder a cualquier emergencia: material de urgencias y desfibrilador. El personal que realiza la prueba debe conocer los procedimientos a aplicar en caso de complicaciones cardiovasculares.
Estas directrices son imprescindibles, a pesar de que la aparición de complicaciones ocurre en 1 de cada 12.500 pruebas de esfuerzo en individuos sanos (Guidelines for Clinical Exercise Testing Laboratories. American Heart Association. 1995)
Nuestro Centro está dotado de un equipo de Reanimación cardio pulmonar con desfibrilador. No obstante, no se dispone de la capacitación necesaria para tratar adecuadamente patologías cardíacas o respiratorias complejas. Por ese motivo, sólo se realizarán pruebas de esfuerzo y como excepción, en personas que puedan presentar:

PATOLOGÍAS CARDIACAS:
Bloqueo incompleto de rama derecha
Bloqueo incompleto de rama izquierda
Bloqueo aurículo ventricular de primer grado
Bloqueo aurículo-ventricular de segundo grado. Mobitz I (no se realizará la prueba si es Mobitz II)
Valvulopatías leves (estenosis o insuficiencias aórticas o mitral, pero siempre y cuando se leve)
Patologías respiratorias:
Asma leve

Para el resto de patologías recomendamos hacerse la prueba de esfuerzo en la Escuela de Medicina de Educación Física y del Deporte (Tlfno: 91 3941367 ).