¿Qué es el daño o estrés oxidativo; los radiales libres y los antioxidantes?

Posted by on nov 26, 2015 in Medicina | 0 comments

¿Qué es el daño o estrés oxidativo; los radiales libres y los antioxidantes?

Hace unos días publicamos un post en el que hablábamos de los efectos nocivos de los radicales libres y de cómo podemos contrarrestarlos…pero dónde está su origen y qué son y, lo más importante, cómo pueden colaborar en el desarrollo de enfermedades.

Cada vez que respiramos, el 20 % de lo que inhalamos es oxígeno. Un oxígeno que es esencial para mantener la vitalidad de las células. El oxígeno se transporta por los glóbulos rojos a las células y allí es donde  , mediante el proceso de oxidación ( cadena respiratoria mitocondrial, cadena de transporte de electrones…), proporciona la energía necesaria para que las células funcionen. La oxidación, que es el mismo proceso por el cual una manzana partida y expuesta al aire se pone color café, es un proceso sin el cual no podríamos vivir, Es mediante este proceso de oxidación por el que se generan los radicales libres.

Desde el punto de vista químico, los radicales libres son todas aquellas especies químicas, con o sin carga, que en su estructura atómica presentan un electrón desapareado o impar en su orbital externo. Es por ello por lo que son muy reactivos e inestables.

Los radicales libres tiene funciones fisiológicas en el organismo como la de participar en la fagocitosis, favorecer la síntesis de colágeno, la síntesis de prostaglandinas, favorecer la quimiotaxis…pero en grandes proporciones los radicales libres pueden llegar a producir estrés oxidativo o daño celular.

Los radicales libres se generan tanto intracelular como extracelular; existen células relacionadas con su producción, procesos enzimáticos, productos de naturaleza redox…pero también se generan radicales libres por la ingesta de medicamentos                     ( paracetamol / furosemida…); radiaciones ionizantes; humo del cigarrillo; dieta hipercalórica; dieta insuficiente en antioxidantes; procesos inflamatorios o traumatismos; ejercicio o estrés extenuante….

Cuando se crea una ruptura del equilibrio entre las sustancias o factores prooxidantes y los mecanismos antioxidantes ( ya sea por el déficit de defensas o por incremento exagerado en la producción de especies reactivas al oxígeno) se genera el daño o estrés oxidativo.

Ese daño oxidativo puede afectar a diferentes macromoléculas:

  1. Lípidos ( donde se produce el mayor daño a través e un proceso conocido como perooxidación lipídica, la cual genera una gran cantidad de radicales libres responsables de efectos citotóxicos)
  2. Proteínas
  3. ADN ( donde se pueden producir fenómenos de mutaciones o carcinogénesis)

Por ejemplo, en el caso de la aterioresclerosis, la formación de la placa aterosclerótica se inicia con el depósito de LDL ( lipoproteínas de baja densidad-o lo más comúnmente conocido como “colesterol malo”). Éstas son captadas por macrófagos y se transforman en células espumosas acumulándose en el endotelio. Estas LDL oxidadas o productos liberados de ellas, van a tener más poder aterogénico ya que son citotóxicas para el endotelio y van a tener más poder vasoactivo. Muchos otros factores de riesgo aterosclerótico, como la hipertensión, hipercolesteronemia o el tabaquismo participan también en este desequilibrio prooxidación-antioxidación.

Son numerosas las patologías que han sido asociada con esta alteración del equilibrio entre oxidantes y antioxidantes: arterioesclerosis; cáncer; cataratas; enfermedad de Alzheimer; enfermedades autoinmunes; inflamaciones crónicas; el propio envejecimiento….e iremos analizándolas en los próximos artículos.