Alimentos ricos en antioxidantes

Posted by on dic 3, 2015 in Blog | 0 comments

Alimentos ricos en antioxidantes

No cabe duda sobre la importancia del papel de los antioxidantes en el cuerpo. Como ya hemos comentado, el proceso de estrés oxidativo es la causa del envejecimiento del cuerpo, además de otras patologías asociadas un exceso de radicales libres en el organismo. Por ello la alimentación rica en antioxidantes cobra mayor importancia para mantenernos sanos y vitales día a día.

Vamos a comentar algunos de estos alimentos especialmente ricos en antioxidantes. Incorporándolos de manera habitual en nuestra alimentación conseguiremos ayudar a nuestro cuerpo a combatir el estrés oxidativo.

AJO: uno de los alimentos con mayores propiedades como antioxidante, fungicida, antibiótico, antiviral. Además sus componentes bioactivos ofrecen otras propiedades beneficiosas, como la regulación del azúcar y colesterol en sangre. Su contenido en alicina es el que le otorga estas propiedades. Inhibe el crecimiento de células cancerosas y estimula el sistema inmunológico.

FRUTOS ROJOS: Arándanos, moras, acai, frambuesas, fresas, granada, pasas… y otras frutas como el kiwi o la papaya son alimentos altamente recomendables por su contenido en polifenoles, que le confiere sus virtudes antioxidantes, además de poseer un alto contenido en vitamina C. Tiene también un alto poder antimicrobiano de manera que es ya conocido su uso contra infecciones urinarias. Su alto contenido en resveratrol, cumarinas y antocianinas le confieren propiedades antiinflamatorias y protectoras cardiovasculares. También se conoce por su contenido en ácido salicílico (“aspirina roja“) y muchos betacarotenos. Lo ideal es su consumo fresco en el mismo día, congelado, en zumos o mermeladas naturales.

FRUTOS SECOS: almendras, avellanas, piñones, nueces, cacahuetes, son alimentos con un altísimo contenido en grasas saludables con propiedades cardioprotectoras. Su contenido en vitamina C y sobre todo vitamina E es el que interviene de manera más importante en los procesos oxidativos ayudando a combatir los radicales libres. Además son ricas en minerales como el Fósforo, Calcio, Hierro, Potasio, Zinc, Selenio y Magnesio. Deben consumirse crudos, sin cáscara y sin sal. Previenen muchas patologías asociadas a la degeneración celular como cáncer, Alzheimer, Parkinson, hipertensión arterial, fibromialgia, y en general todas las relacionadas con la salud cardiovascular.

TOMATE: Alimento rico en licopeno (el que le da su color), además de vitamina C y E, vitaminas y polifenoles. Un alimento muy completo que podemos tomar crudo, preservando la mayoría de sus vitaminas, o cocinado con aceite de oliva, lo cuál aumenta la biodisponibilidad del licopeno (salsa de tomate).

BRÓCOLI: Una de las verduras que más nutrientes aporta, muy rica en vitaminas. Su poder antioxidante radica en su contenido en ß-carotenos, isocianatos (sulforafano) y vitamina C. Además contiene componentes bioactivos azufrados que ayudan a reducir la cantidad de ciertas bacterias estomacales. Previene, por tanto, infecciones, úlceras gástricas y tumores estomacales. El sulforafano interviene también de manera preventiva para otros cánceres, además de poseer componentes antiinflamatorios, lo que le ha hecho ser uno de los alimentos más estudiados para el tratamiento y prevención de patologías . Es importante saber que el método de cocinado influye mucho en la preservación de sus propiedades, siendo lo más recomendable la cocción al vapor o el salteado en aceite de oliva no refinado.

Hay otros alimentos ricos en antioxidantes, como las bayas de Goji, semillas de Chia, germen de trigo, espirulina, zanahoria, etc. Pero hay que recordar que ningún alimento por sí sólo puede curar o tratar una enfermedad. No existe el “superalimento”, sin embargo sí existe la alimentación variada donde poder integrar la mayoría de estos alimentos y así poder beneficiarnos de todas sus propiedades. No debemos olvidar que casi todos estos alimentos son frutas y verduras y no hacen más que reforzar la idea de seguir  el patrón de alimentación saludable por excelencia, la dieta mediterránea complementada con actividad física regular y estilo de vida saludable.