VARIABILIADAD DE LA FRECUENCIA CARDÍACA ( HRV): Adaptación al entrenamiento

Posted by on feb 3, 2015 in Medicina | 0 comments

VARIABILIADAD DE LA FRECUENCIA CARDÍACA ( HRV): Adaptación al entrenamiento

La frecuencia cardíaca (FC) es el parámetro no invasivo más empleado en el análisis y en la valoración de la actividad cardíaca. La monitorización de la FC en reposo al despertarse por las mañanas ( antes de levantarnos de la cama) de forma sistemática ayuda a detectar de forma precoz disbalances en los procesos fisiológicos. Pero en este artículo vamos a hablar de la utilidad de la Variabilidad de la Frecuencia Cardiaca (HRV), del concepto y la utilidad para valorar de forma individual la adaptación del entrenamiento, especialmente en programas de resistencia.

 

En una persona sana, los latidos se van produciendo con una frecuencia variable, es decir, el tiempo ( msg) entre dos latidos va variando latido a latido. Esto es lo que se conoce como Variabilidad de la Frecuencia Cardíaca ( HRV) “ Variación de la frecuencia del latido cardíaco durante un intervalo de tiempo definido en un análisis de períodos cardíacos consecutivos “Los latidos cardíacos, en contra de lo que podamos pensar, no son regulares y entre latido y latido hay una diferencia que se mide en msg. Así, en reposo, nosotros presentamos una FC baja y la HRV se amplia. Cuando nuestro pulso sube debido al entrenamiento y presentamos una taquicardia, la HRV, es decir, la diferencia en msg entre los latidos cardíacos, se reduce ( nuestro pulso cada vez es más regular). Es decir, la HRV es un coeficiente que refleja la regularidad de la actividad del corazón ( una mayor regularidad corresponde a una variabilidad de creciente del ritmo cardíaco)  Cada latido se observa representado gráficamente mediante el ECG, en el caso de la variabilidad cardíaca lo que buscamos es medir el intervalo R-R ( fig.1.)

 

HRV

Fig 1. Observamos como existe variabilidad en msg entre los intercvalos R-R consecutivos.

 

 

 

 

La HRV es el resultado de la interacción entre el Sistema Nervioso Autónomo ( equilibrio entre el Sistema Simpático-SNS- y Parasimpático-SNP-) y el sistema cardiovascular. En un estado de reposo predomina el estímulo vagal ( SNP) mientras que en estado de ansiedad y estrés el que predomina es el sistema nervioso simpático ( SNS) La mayor variabilidad e la FC se relaciona con un predominio del SNP, indicando una mayor capacidad del individuo para relajarse y responder de forma adecuada a las necesidades de descanso y asimilación de las cargas.

 

En reposo, cuando estoy descansado, lo normal es que el HRV sea alto ( es decir, existe gran variabilidad entre los latidos cardiacos…los latidos rítmicos son irregulares); pero a medida que la FC aumenta por el ejercicio , los latidos cada vez son más regulares y esta variabilidad disminuye ( reduciéndose el HRV)

 

 

Hay muchas formas de medir la HRV, pero es necesario emplear siempre una metodología adecuada. Son muchos los dispositivos de control de FC que actualmente incorporan esta medida como  herramienta para poder interpretarla y controlar los procesos de adaptación al entrenamiento.

 

La relación entre HRV y la FC respecto a la intensidad y carga de trabajo es inversamente proporcional; es decir, cuanto más aumenta la FC y la carga de W, más disminuye la HRV.

 

El entrenamiento busca cada vez más datos objetivos para ser más eficientes y poder cuantificar cargas de trabajo, períodos de recuperación, sesiones…. La FC es un parámetro que nos aporta mucha información en este sentido, pero también es una medida que se encuentra influenciada por varios factores externos ( deshidratación; horas de sueño; estrés…) En ocasiones incluso podemos ser víctimas de una bajada importante del rendimiento hasta llegar a lo que e conoce como Fatiga Central o sobreentrenamiento ( con alteraciones cardiológicas).

 

¿Cómo el HRV es una herramienta útil para mi entrenamiento?

 

Si estamos realizando micriociclos de semanas en el entrenamiento, este entrenamiento debe repercutir en nuestro sistema orgánico..es decir, si la progresión es correcta, la HRV, tanto en reposo como en ejercicio, será más alta con respecto a los valores de inicio del entrenamiento ( recuerda que no hay valores ni mejores ni peores sino que cada uno tiene sus propios valores y no son comparables)Es decir, por regla general los entrenamientos de alta intensidad con duración de 3 semanas provocan un aumento del umbral HRV, lo cual podría estar en relación con una demora en la inhibición del SNP durante el ejercicio incremental ( es decir, se demora la transición del dominio del SNP al SNS lo que se traduce en un efecto cardioprotector).  Si por el contrario, en lugar de conseguir que cada vez sean más altos estos valores de HRV, observamos que va disminuyendo, hay que tener cuidado porque podemos estar entrando en Sobreentrenamiento o Fatiga central. Es decir, es un buen predictor de la carga de trabajo y puede ser empleado para evaluar la capacidad aeróbica.

Sin embargo, todas estas afirmaciones sobre los ascensos y descensos del HRV no están tan claras en los deportistas de élite