Entrenamiento Propioceptivo II

Posted by on ene 29, 2015 in Medicina | 0 comments

Entrenamiento Propioceptivo II

Como ya hemos mencionado, el entrenamiento propioceptivo ayuda a la recuperación de lesiones pero también a la prevención de las mismas y ayuda a mejorar nuestra fuerza, elasticidad y coordinación.

Es un tipo de entrenamiento difícilmente cuantificable, pero sí se han demostrado determinadas pautas que nos pueden ayudar a planificar este entrenamiento.

Partimos de la base de que el entrenamiento propioceptivo es una herramienta más para mejorar nuestro entrenamiento, es un elemento secundario. No es un sustitutivo, es adicional. Esto no quiere decir que pueda realizarse después de nuestro entrenamiento habitual, en fatiga. Debemos estar descansados para que sea efectivo y mejor si lo practicamos con los pies descalzos.

Para estos ejercicios es difícil determinar la frecuencia con la que se deben realizar (esto dependerá en gran medida de nuestro objetivo- es decir, si es la recuperación de una lesión o si por el contrario es la prevención o el rendimiento)

Los ejercicios a realizar deben seguir una progresión en intensidad, tanto intrasesión como intersesión, y nos debemos centrar en las articulaciones más implicadas en el deporte que practicamos.

La progresión que habitualmente se puede seguir es la siguiente, y siempre teniendo en cuenta el objetivo a alcanzar:

 

 

·  Ejercicios sin carga: normalmente los realiza un fisioterapeuta y se usan sólo en las primeras etapas de rehabilitación de una lesión.

 

  • Ejercicios estáticos: este primer escalón está formado por ejercicios que consisten en mantener una determinada posición durante un tiempo. Siempre sobre superficie plana y estable. Primero se pueden realizar sobre dos apoyos y después pasar a uno buscando aumentar la inestabilidad (generalmente se puede empezar directamente por un apoyo dependiendo del ejercicio).

 

  • Ejercicios dinámicos: pueden consistir en mantener el equilibrio mientras movemos otro segmento corporal, o bien frenar un movimiento acelerado en una determinada posición (normalmente 1 apoyo) y posteriormente mantener ésta durante 10 segundos ( por ejemplo, frenar una carrera)

 

  • Saltos: igual que el anterior, solo que ahora el movimiento que frenamos es un salto para después mantener la posición.

 

  • Plataformas inestables: existen plataformas inestables: los bosus, fitball u otros modelos de plataformas inestables. Pero si no disponemos de ellos podemos utilizar otros, como simplemente realizar los ejercicios encima de un colchón. Cuando comencemos a trabajar con plataformas inestables deberemos seguir una progresión similar a la anterior: dos apoyos, un apoyo, ojos cerrados, estático, dinámico, etc.