PROPIOCEPCIÓN. Parte I

Posted by on ene 13, 2015 in Medicina | 0 comments

PROPIOCEPCIÓN. Parte I

El trabajo con ejercicios propioceptivos nos ayuda a mejorar la fuerza ( una mejor propiocepción aporta una mayor estabilidad y mejor control motor pudiendo trabajar la fuerza de forma más eficiente), amplitud de movimiento y coordinación ( un mayor dominio de la estabilidad en estático y dinámico, se llega a traducir en una mejora en las habilidades técnicas), así como resulta una herramienta esencial para prevenir y rehabilitar lesiones. Multitud de estudios nos revelan como tras una lesión articular, se deteriora la capacidad propioceptiva, así que, entrenar la capacidad propioceptiva de esa articulación es necesatrio para prevenir el riesgo de recaídas y recuperar la estabilidad funcional

El sistema propioceptivo nos ayuda a que nuestro movimiento sea más coherente y efeicaz.

 

Pero,¿ qué es la propiocepción?

 

Existen receptores – los mecanorreceptores- que ante cambios de presión o movilización articular, se activan. Estos receptores se encuentran situados en zonas periarticulares. Es decir, a través de la propiocepción nuestro organismo obtiene información de cómo se sitúan nuestros segmentos corporales en el espacio, la angulación de las articulaciones o si nos encontramos en estático o en movimiento. Por otra parte, y como tema relacionado, nos encontramos con el control neuromuscular Mediante éste conseguimos una planificación de movimientos basados en información sensorial de experiencias pasadas. Esta información es la que obtendríamos por la propiocepción y realizaríamos las modificaciones del gesto para estabilizar la articulación. La propiocepción sería el sensor y el control neuromuscular el efector

El sistema propioceptivo lo confoman los órganos que reciben la información interna, la envían al SNC donde será procesada y desde allí se enviarán las órdenes oportunas para que la ejecuten los efectores ( consiguiendo una regulación automática periférica)

Estos sensores somáticos son los denominados ,y ya mencionados, mecanorreceptores . Son varios, y sus funciones dependen de su ubicación:

 

1. Husos musculares, situados dentro del músculo; se estimula ante el estiramiento muscular y envía información al SNC desde donde se emitirá una orden para la relajción de los antagonistas y cocontracción de los agonistas

2. Aparato tendinoso de Golgi: Responsables del reflejo miotático inverso;  cuando se mide una tensión muy fuerte ante la contracción del músculo agonista, se envía información para su relajación y la consecuente protección ante tensiones muy altas.

3. Receptores de cápsula articular y ligamentos: informan sobre la posición de una articulación

4. Receptores de la piel: Informan sobre la posición de la articulación y los movimientos de los distintos segmentos.

 

A través de estos mecanorreceptores se envía la información al SNC quien programará una señal para que los efectores ejecuten la respuesta necesaria para realizar las acciones compensatorias necesarias para el mantenimiento de la estabilidad.

 

Una vez conocemos qué es la propiocepción, en el siguiente post hablaremos de cómo poder llevarlo a un plano más práctico en los entrenamientos.