LA IMPORTANCIA DE DORMIR BIEN

Posted by on nov 27, 2014 in Blog | 0 comments

LA IMPORTANCIA DE DORMIR BIEN

El sueño es una parte integral de la vida cotidiana, una necesidad biológica que permite reestablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para el correcto rendimiento. Dormimos porque estamos despiertos durante el día y es eso precisamente lo que nos lleva a la necesidad de dormir. A través de estudios electroencefalográficos y pruebas del sueño ( PSG) se ha podido demostrar que el sueño no es una fase pasiva como anteriormente se pensaba, el sueño puede llegar a tener una actividad cerebral tan activa como la que se observa un vigilia y en el que suceden grandes modificaciones del organismo.

Cada noche mientras dormimos pasamos por diferentes fases de sueño, un patrón cíclico que se repite unas 5-6 veces cada noche. Estas fases las dividimos en dos grandes grupos con características muy diferentes. Hablamos de:

 

Sueño de ondas lentas o sueño No REM:

 

A nivel del EEG ( actividad eléctrica cerebral) se van registrando ondas cada vez de menor frecuencia y mayor amplitud. El tono muscular, la frecuencia respiratoria y el ritmo cardíaco descienden y el lento movimiento de ojos con los que se empieza a iniciar el sueño termina por desaparecer. A medida que profundizamos de las fases I-III el aislamiento sensorial del entorno es cada vez mayor por lo que es más difícil despertar. En esta fase del sueño es cuando se observa la reparación y regeneración del organismo. Una ausencia de sueño profundo puede conducir a problemas médicos importantes.

 

Sueño REM o de Movimientos Oculares Rápidos

 

Ocurre por primera vez a los 90 minutos del inicio del sueño (una latencia por debajo de 90 minutos, en un contexto adecuado, puede relacionarse con problemas tipo la Narcolepsia) La actividad cerebral es más parecida a la que tenemos en vigilia ( ritmos rápidos y de baja amplitud) pero esta actividad no es provocada por estímulos externos sino que la producen los propios sueños. Esta fase se caracteriza porque perdemos el tono muscular (encontrar movimientos de brazo o piernas en esta fase puede relacionarse con alteraciones del sueño REM- que se ha demostrado que pueden ser los primeros indicios de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson) y por movimientos oculares rápidos.

La mayor parte del sueño REM sucede al final de la noche, por ello cuanto más tarde nos levantemos más probabilidades existen de  recordar lo que soñamos. El sueño REM parece estar en relación con consolidar lo que aprendemos durante el día y la reorganización y reparación cerebral así como la consolidación de  los recuerdos relevantes eliminando lo s que no lo son. Todavía faltan más estudios para determinar estos datos,pero lo que es un hecho es que la cantidad de sueño REM va disminuyendo con la edad.

 

Un a supresión del sueño se asocia con un importante deterioro del rendimiento diurno (dificultades de concentración, deterioro de la memoria,  alteración de la capacidad de abstracción o del razonamiento lógico)

Las necesidades básicas del organismo se cubren con dormir 4-5 horas diarias, las horas añadidas contribuyen a mejorar nuestro bienestar y calida de vida. El punto óptimo del descanso estaría en 8,3 h (es importante matizar que la necesidad de cada organismo es distinta e incluso una misma persona puede tener diferentes necesidades en distintas etapas de su vida, en función del desgaste físico o psicológico). Las horas de sueño que cada uno necesita son las horas que nos permiten estar activos durante el día siguiente, sin sentir somnolencia hasta la noche.

 

Beneficios del descanso óptimo:

 

- Evitar trastornos del ánimo como la depresión y la ansiedad.

- Ayuda a perder peso: la falta de sueño aumenta los niveles de grelina que está asociada con un aumento del apetito, además se reduce la pérdida de grasa. Dormir más de lo aconsejado puede aumentar un 0.2 el IMC, dormir menos horas de las necesarias puede incrementar el IMC hasta 1.4

- Mejora el sistema inmunológico

- Mejora el sistema cardiovascular: Se pueden reducir problemas de hipertensión; un estudio publicado en una revista norteamericana demostró que durmiendo la siesta 20-30 minutos se registran cifras de tensión arterial más bajas, especialmente en personas sometidas a estrés.

- Dormir bien ayuda a consolidar la memoria y a extraer la información más relevante. Las investigaciones recientes sugieren que los profesionales que descansan mejor y las horas estimadas como necesarias, rinden mejor en el trabajo. Cada vez son más los que se dan cuenta de la necesidad que el correcto descanso tiene en el rendimiento en el trabajo de sus empleados, por ello van creciendo las empresas que crean espacios destinados al correcto descanso de sus trabajadores  como lugares específicos para las siestas)

- En el plano del rendimiento deportivo el descanso óptimo ayuda a prevenir lesiones; ayuda a sentar el procesamiento de la técnica; la recuperación ( el sueño es un tiempo de secreción esencial para la hormona del crecimiento cuyos efectos en la recuperación muscular son conocidos) y el fortalecimiento del sistema inmunitario.

 

Dormir es esencial y es uno de los elementos privilegiados de una buena calidad de vida; la eficiencia y eficacia viene determinada por las horas de sueño, el número de despertares intrasueño , las fases que se suceden mientras dormimos y cómo se suceden, la existencia o no de eventos respiratorios y el tipo que sean ( p.j: tipo apneas del sueño centrales u obstructivas), los movimientos nocturno y en qué fase se producen, entre otras muchas cosas. Un estudio del sueño completo es aquel en el que se registra la actividad cerebral, el ritmo cardíaco, la actividad electromiográfica de superficie o la respiración mientras dormimos…entonces, puede realmente un único dispositivo ( de muñeca o una camiseta) saber si nuestro sueño ha sido eficaz y eficiente?