Hernia y dolor lumbar

Posted by on may 15, 2014 in Blog, Medicina | 0 comments

Hernia y dolor lumbar

La hernia discal se produce cuando parte del disco intervertebral ( núcleo pulposo) se desplaza hacia la raíz nervios, la presiona y produce alteraciones nerviosas derivadas de esta compresión) Puede existir sólo deformación ( se habla de profusión ) o rotura ( hernia)

Las hernias pueden localizarse a distintas alturas de la columna vertebral ( cervical , dorsal o lumbar), y en función de su localización se producen unos síntomas u otros. En este post nos centraremos en las que se localizan en la zona lumbar, concretamente en la zona baja de la columna lumbar-sacra ( L4-L5-S1).

La sintomatología que se deriva de esta dolencia abarca un extenso abanico de síntomas, desde la aparición de una lumbalgia persistente ( dolor e incapacidad de movilidad en la zona lumbar) hasta la aparición de la ciática ( que aparece cuando se ven afectados las terminaciones nerviosas L5-S1). La compresión de una raíz nerviosa puede ocasionar dolor, parestesias( sensación de hormigueo) o impotencia funcional ( debilidad). La distribución de esos síntomas depende de la localización de la compresión y la altura de la raiz lesionada, por lo que a través de los síntomas que la persona refiere se puede estimar donde se encuentra la lesión ( aunque el diagnóstico de certeza nos la proporcionan el electromiograma-EMG- localizando el área que corresponde a la raíz lesionada y pudiendo estimar si el daño es agudo o crónico- y la resonancia magnética ( RMN)). Por ejemplo, una persona que presenta impotencia funcional a la hora de caminar de puntillas, nos orientará clínicamente hacia una lesión S1 pero el diagnóstico de certeza dependerá del resultado del EMG y RMN.

Cuando la hernia ha migrado del núcleo y afecta gravemente a la sensibilidad y la locomoción de la persona, la solución es quirúrgica en la mayor parte de los casos. Existen distintos tipos de tratamiento quirúrgicos, pero de lo que se ocupará este post es de explicar algunos ejercicios que funcionan como buen remedio para mejorar las fases de dolor de aquellos que ya han padecido hernias discales.

Antes de nada, saber que siempre se tiene que realizar bajo la supervisión y consejo médico y de un profesional de la actividad física porque existen muchos tipos distintos de hernias y grados de afectación. A esto hay que sumarle que no siempre está indicado realizar ejercicio, especialmente el ejercicio debe evitarse si existe dolor. Los ejercicios se pautarán y supervisará por un especialista en la materia.

La iniciación al ejercicio tras haber padecido una hernia discal ha de ser suave y controlada en todo momento .Cuando se está iniciando actividad física tras una lesión, se trata de  evitar ejercicios lesivos para esa zona de la espalda( una caminata suave y relajada puede ser un buen ejercicio aeróbico cuando se comienza a retomar la actividad física). Los estiramientos también son muy recomendables, siempre teniendo en cuenta la colocación correcta de la espalda ( ya que malas posturas podrían provocar el efecto contrario y aumentar la tensión de los  discos)

Se deben aprender posturas correctas para la ejecución de los distintos ejercicios, porque el objetivo es ir aumentando la fuerza de forma progresiva y fortaleciendo la zona afectada. Una buena educación postural llevará a proteger la zona en cuestión.

Lo ideal es ir ganando fuerza en la zona lesionada sin sobrecargarla y así prevenir recaídas. Los ejercicios de estabilización del tronco centrados en la zona lumbar son un buen aliado para ir ganando fuerza

La natación pasa también por ser una buena opción, pero hay que tener cuidado porque no todos los tipos de brazada son adecuados, el ejercicio debe ser suave y evitar sobrecargar la zona. Una de las opciones de ejercicio acuático puede ser el caminar en el aguda.

Os dejamos las imágenes de algunos de los ejercicios que se pueden realizar cuando exista un dolor ciático. Hay que recordar que se debe empezar de forma progresiva( con repeticiones de poca duración) y con los ejercicios de estiramiento, aumentar progresivamente la intensidad para pasar a ganar fuerza en la zona lumbar y abdominal. Recordemos que siempre se debe hacer bajo la supervisión de un especialista ya que la actividad física es una buena herramienta de  la que podemos aprovecharnos pero siempre usada de forma adecuada.

 

 

EJERCICIOS PARA EL DOLOR CIÁTICO DEBEIDO A UNA HERNIA DISCAL:

 

  1.  Levantar con el codo manteniendo las caderas en el suelo. Iniciar este ejercicio lentamente.  30 seg / 10repeticiones

    http://www.spine-health.com/images/sciex/SCIA01.jpg

  2. Levantar lentamente el tronco manteniendo las caderas en el suelo y la parte inferior de la espalda relajada. 1 seg/rep- 10 rep http://www.spine-health.com/images/sciex/SCIA02.jpg

     

     

  3. Si el paciente no puede ponerse en decúbito supino, se aconseja la postura de esta tercera figura. Estos ejercicios de extensión descritos son muy importantes; incluso es aconsejable evitar los ejercicios de flexión de tronco. 

    http://www.spine-health.com/images/sciex/SCIA03.jpg

     

  4. Cuando la persona ya siente que el dolor se desplaza de l azona de la pierna a la parte inferior de la espalda, se pueden ir realizando de forma lenta y progresiva, ejercicios de fortalecimiento de la zona de la espalda y abdominal.Ejercicio para fortalecer la musculatura de la espalda; 10 repeticiones de 20 seg                                                                                                                      http://www.spine-health.com/images/sciex/SCIA04.jpg              http://www.spine-health.com/images/sciex/SCIA05.jpg
  5. Ejercicio de fortalecimiento de la musculatura  abdominal ( fig de la izquierda para los abdominales superiores ; fig de la derecha para los abdominales inferiores)                                                                                                               http://www.spine-health.com/images/sciex/SCIA06.jpg              http://www.spine-health.com/images/sciex/SCIA07.jpg