LA ELECTROESTIMULACIÓN EN EL DEPORTE

Posted by on mar 27, 2014 in Medicina | 0 comments

LA ELECTROESTIMULACIÓN EN EL DEPORTE

El músculo es capaz de realizar la contracción de forma endógena ( mediante contracciones voluntarias) y de forma exógena ( reclutando fibras musculares mediante impulsos eléctricos externos y realizando la contracción de un modo involuntario). Con el electroestimulador lo que sucede es que se envía un impulso eléctrico directamente a la placa motora de la fibra muscular y eso genera la contracción muscular. Es decir, a diferencia de lo que sucede con la contracción voluntaria no se trabaja ni el control ni la coordinación muscular ya que al enviar el impulso directo a la placa motora el sistema nervioso central y toda la vía nerviosa periférica no participan, no desempeñan su función de enviar la orden al músculo para ejecutar su contracción. Por lo tanto no se trabaja la conexión entre sistema nervioso y aparato locomotor. También es de considerar que en la práctica de un movimiento deportivo no se realiza la acción de un músculo de forma analítica , un grupo de músculos trabajan de forma sinérgica para lograr el movimiento de esa cadena cinética.

La electroestimulación puede enfocarse a distintos objetivos físicos y eso depende de la frecuencia de estímulo ( que se mide en Hz):
1-3Hz: Ayuda a relajar la musculatura
8-10 Hz: Aumento de flujo sanguíneo
10-30 Hz: Existe un reclutamiento de fibras tipo I ( fibras lentas) trabajando cualidades de resistencia muscular a la fatiga
33-50 Hz: Mayor reclutamiento de fibras intermedias muy adecuado para deportes de resistencia
50-75 Hz: Reclutamiento de Fibras tipo II, consiguiendo una aumento de fuerza y masa muscular. Programa de Hipertrofia muscular
75-150 Hz: Mejora la fuerza y la velocidad (Programa de fuerza explosiva)

Además de contar con una frecuencia de estímulo, es importante regular la intensidad (que se puede medir en mA o en microculombios). A mayor intensidad existe un mayor reclutamiento de fibras y un mejor resultado independientemente de la frecuencia de estímulo. Pero es importante regular la intensidad para trabajar sin dolor ni molestias.

Hay muchos tipos de electroestimuladores, desde el modelo tradicional ( cuya mayor limitación es la existencia de cables) hasta los más actuales sin cables o incluso un traje que es efectivo porque es capaz de activar varios músculos simultáneamente.

Los estimuladores deben disponerse en el músculo de forma específica. Así en los programas de fuerza el electrodo positivo debe disponerse en el vientre muscular ( donde se concentran el mayor número de motoneuronas) y el negativo en la parte proximal o distal del músculo. Como hemos comentado anteriormente, el estímulo eléctrico se dirige directamente a la placa motora fortaleciendo el músculo, pero no así los ligamentos y tendones. Por este motivo es importante que exista una compensación, ya que un músculo muy desarrollado con unas estructuras que lo sostienen poco fortalecidas, puede ser motivo de lesiones.

La electroestimulación se puede utilizar de tres formas diferentes en función del objetivo:
1. Ganar masa muscular: El reclutamiento de fibras musculares se hace mayor si el estímulo se aplica en la fase concéntrica del ejercicio.
2. Aplicando el estímulo en la fase excéntrica nos permite ganar de fuerza.
3. Aplicando el estímulo durante los descansos se consigue mejorar la resistencia del músculo.

Como en todo dispositivo existen una serie de ventajas:
1. Permite un entrenamiento del músculo de forma más profunda.
2. Al tener una mínima participación del sistema nervioso, la fatiga es menor pudiendo ejecutar un mayor número de repeticiones.
3. La posibilidad de hacer un trabajo voluntario e involuntario de forma combinada ayuda a realizar un trabajo más completo con mejores resultados.

…pero también existen desventajas:
1. Utilizando la electroestimulación dentro de nuestro entrenamiento se conseguiría potenciar la musculatura de una forma analítica pero no funcional.
2. No se consigue tanto volumen muscular como con el entrenamiento voluntario
3. No se trabaja la coordinación ni el control debido a la falta de participación del SNC.
4. Fortalece la musculatura pero no las estructuras que lo sostienen.

Así mismo existen contraindicaciones de la electroestimulación: marcapasos; epilepsia; tumores o metástasis; arritmias cardíacas; alteraciones de la sensibilidad….

La electroestimulación no es la panacea donde se pueda conseguir resultados sin esfuerzo. La electroestimulación puede emplearse de forma estática o dinámica. La única excusa para no realizar la combinación del ejercicio físico con el entrenamiento es durante los programas de rehabilitación o de paliación de un dolor. Los buenos resultados vendrán siempre que se realice la combinación entre la electroestimulación y el ejercicio físico. Tenemos que resaltar que la electroestimulación NO sustituye al entrenamiento, se convierte en un complemento más que poder incorporar a la planificación. Su empleo nos ayudará a maximizar los resultados, pero el esfuerzo de un entrenamiento es necesario.