LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO HERRAMIENTA TERAPEÚTICA : LA HTA

Posted by on feb 25, 2014 in Blog, Medicina | 0 comments

LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO HERRAMIENTA TERAPEÚTICA : LA HTA

La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea la sangre. La cifras elevadas de tensión arterial en la mayoría de las ocasiones no produce sintomatología, por lo que se descubre de forma accidental tomando las medidas de tensión. La hipertensión arterial además de constituir un peligro por sí misma, participa de forma directa en la presencia de cardiopatía isquémica . Además, la tensión arterial alta mantenida de forma crónica se relaciona con otras muchas complicaciones en el organismo ( accidentes cerebrovasculares , problemas renales crónicos…) La hipertensión se convierte así en una de las principales causas de morbilidad y mortalidad.

La clasificación de la hipertesión arterial es la siguiente :

Normal : TA sistólica: <120; TA diastólica : o igual a 160; TA diastólica : > o igual a 100

Estas cifras deben ser obtenidas en situación de reposo y al menos en tres mediciones separadas por un mínimo de una semana entre ellas.

Dentro del tratamiento no farmacológico para el control de las cifras de tensión arterial se encuentra: reducción de peso; restricción de alcohol; reducción de la ingesta de sal y la realización de ejercicio físico adecuado.

Existen un gran número de investigaciones epidemiológicas que apoyan que la práctica regular de actividad física supone un importante beneficio para la salud, disminuyendo el riesgo cardiovascular, de diabetes mellitus e intolerancia a hidratos, osteoporosis, enfermedades como la depresión o la ansiedad y determinados tipos de cáncer ( como mama o colón; aunque la evidencia científica en este aspecto no es tan clara).

Revisiones bibliográficas demuestran como la práctica de la actividad física se convierte en un factor terapéutico logrando reducir las cifras tensionales entre 5 y 21 mmHg.

El ejercicio físico en los hipertensos se recomienda que se realice en condiciones aeróbicas, ya que la realización de ejercicios de forma anaeróbica pueden incrementar la TA y la FC.

Las sesiones no deben comenzarse con cifras tensionales superiores a 160mmHg la sistólica y 100 mmHg la diástólica.

El ejercicio físico recomendado para los pacientes hipertensos es un tipo de ejercicio dinámico ( predominantemente isotónico y aeróbico ) Se debe evitar el ejercicio estático ( de predominio isométrico y anaeróbico) e incluso evitar caer en situaciones de predominio anaeróbico. Se deben diseñar programas de manera individualizada considerando la edad, capacidad física y de entrenamiento y el tiempo de la sesión. En general un entrenamiento físico regular y de intensidad suficiente produce modificaciones adaptativas del sistema cardiovascular en un tiempo que oscila entre las tres semanas y los tres meses. El programa se diseña con tres o más sesiones semanales entre los 30 y 60 minutos y a una intensidad del 55-85% de su FC máx.

Ejercicios recomendables: Caminar; jogging; carrera de fondo; ciclismo ; natación; golf…( siempre a intensidades moderadas)

Ejercicios desaconsejados: Carreras de velocidad; squash; pesas…todo lo que implica esfuerzo intenso y metabolismo anaeróbico.

Por ello en la práctica deportiva tanto para estos casos como en cualquiera es muy recomendable entrenar con pulsómetro. La utilización del pulsómetro nos permite conocer en cada momento nuestra frecuencia cardíaca y , a través de ella, podemos conocer nuestras zonas de entrenamiento y adaptarnos a ellas en función de nuestros objetivos.