Comidas navideñas

Posted by on dic 23, 2013 in Blog, Nutrición | 0 comments

Comidas navideñas

En estas fechas navideñas la gente se reúne para comer, beber, charlar y festejar. Aunque esta tradición se remonta a millones de años, la mantenemos de manera tan arraigada que no concebimos una fiesta sin comida. Sin embargo, en la actualidad nos encontramos ante la disyuntiva de comer bien y cumplir con las obligaciones sociales. Por eso vamos a dar algunas recomendaciones para celebrar estas fiestas sin renunciar a mantener unos hábitos saludables.

Las comidas familiares se caracterizan por ser más copiosas que las habituales. Constan normalmente de entrantes o aperitivos, un plato principal, postre y largas sobremesas que enlazan unas comidas con otras.

- Entrantes:  Se recomienda empezar la comida con algo ligero. Esto ayudará a dar tiempo al cerebro para mandar la señal de saciedad. Como consecuencia, comeremos menos cantidad.  Lo ideal es aprovechar este momento para una ensalada ligera, una crema de verduras o marisco. Al ser comidas con gran contenido en agua, aportan pocas calorías y ayudan a mantener la hidratación. Hay que evitar los embutidos y quesos curados en favor de otros como jamón serrano o lomo que son más magros.

- Platos principales: Lo más recurrente es optar por carne o pescado. Las carnes más magras son pavo, pollo y ternera. Aunque su carga calórica dependerá de la forma de cocinarlo. Hay que evitar salsas a base de nata, quesos o mayonesas. La opción de pescado es siempre un buen recurso. Se pueden usar salsas ligeras como pesto, salsa verde, limón, etc. O cocinarlos al horno, plancha o cocido, lo que hará un plato muy bajo en calorías. Si la guarnición además es con verduras, tendremos una combinación perfecta de nutrientes.

- Postres: Es bueno aprovechar este momento para hacer algún postre que ayude a aligerar la comida. Lo más recomendable son los que tengan base de limón, como sorbetes ó helados. Cualquier fruta natural como la piña, macedonia de frutas, gelatinas ó algún postre de yogur con fruta son buenas opciones. Si además utilizamos el lácteo desgrasado se obtiene una combinación perfecta entre rico y saludable.

- Entre horas: Es un momento perfecto para abusar de las infusiones. Ayudarán a hidratar, evitar retención de líquidos, mejorar las digestiones, regular la eliminación de toxinas, etc. Lo ideal es combinar las digestivas después de comer, con las ricas en antioxidantes y drenantes entre horas. Si además lo acompañas de fruta, el cuerpo realmente lo agradecerá.

A veces intentamos preparnos para una comida copiosa, evitando comer antes. Esto no es lo más recomendable. Si comes menos, y te saltas las comidas de entre horas, lo que vas a conseguir es tener más hambre, por tanto vas a comer más en la siguiente comida (que será más calórica). Además si pasan demasiadas horas de ayuno o con muy poca energía, el cuerpo va a tener mayor avidez por guardar energía.

Lo mejor es realizar la compensación después de los excesos. Así evitaremos que la grasa ingerida llegue a acumularse en el tejido adiposo.

Si mantienes una actividad física rutinaria, puedes aprovechar los momentos en torno al ejercicio para tomar frutos secos, pasas y frutas más calóricas. De esta manera, llenarás tu cuerpo de nutrientes y te asegurarás de quemar esa energía extra. Los frutos secos además ayudan a evitar que el exceso de grasa se deposite en las arterias.

Seguir unas pautas sencillas puede hacer que disfrutes de estas fiestas sin que pase factura a tu cuerpo.